Fiscalía descarta que el impacto al carro en que se movilizaba Gustavo Petro en Cúcuta, perteneciera a una bala.

La Fiscalía General, a través de su Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), estableció que los impactos recibidos en el vehículo blindado del candidato presidencial, Gustavo Petro, el pasado viernes, no corresponden a proyectiles de arma de fuego. De acuerdo con el reporte del director del CTI, general Luis Pérez, los golpes que sufrió el automotor “no presentan características morfológicas que permitan aseverar que corresponden a impactos provenientes de proyectil de arma de fuego”.

En rueda de prensa, el general Pérez explicó que los estudios realizados por los técnicos en balística, producto de inspecciones técnicas, evidencias físicas y material de prueba, también concluyen que los signos de violencia que sufrieron los panorámicos, las ventanas laterales y los impactos en la carrocería, tampoco corresponden a proyectiles de arma de fuego.

Durante su visita a Cúcuta, la camioneta en la que se movilizaba el candidato presidencial fue agredida. Según las primeras versiones, se dijo que esta había recibido cuatro disparos con arma de fuego, pero el exalcalde de Bogotá negó esta versión, aunque sí dijo que en esa ciudad “organizaron un sabotaje violento contra la manifestación”.

Otra cosa dice el alcalde de Cúcuta, César Rojas, quien dice que la caravana de Petro no fue impactada por un disparo sino por una piedra. “Eso es lo que me manifiesta el comandante de la Policía. Ya se hizo el análisis por parte de la institución, pero falta el dictamen de la Fiscalía“, dijo el mandatario, en las últimas horas, en diálogo con Blu Radio. 

Según Petro, lo que pasó cuando intentaba hacer una manifestación pública en el Parque Santander hizo parte de un plan orquestado y ejecutado por “la mafia política y corrupta que lidera desde la cárcel Ramiro Suárez Corzo”. Este lunes, Petro le explicó a la W Radio que desde el momento que lo llevaron al lugar de la manifestación le surgieron dudas.

El exalcalde de Bogotá dijo que el rumbo de la camioneta que lo transporta, junto a Gustavo Bolívar y el actor Gregorio Pernía, es direccionado por hombres de la Policía. “Cuando llegamos al punto (lejos de la manifestación), abren la puerta para que yo me baje (y) ahí es donde disparan. Luego se escuchan detonaciones, son gases que lanza la Policía, para dispersar a los asistentes a la manifestación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *