Fútbol y drogas: cómo funcionaba “El Cartel de las barras”, una banda narco con nexos en Colombia

Hay 15 detenidos, entre ellos el jefe de la banda: era hincha de Atlético Nacional de Medellín y estaba en una casa ligada a la barra de Laferrere.

Eran barrabravas de Laferrere y distribuían droga al por mayor en La Matanza. Pero cuando empezaron a seguirles los pasos, descubrieron que pertenecían a una organización internacional liderada por un narco colombiano, vinculado a la hinchada de Atlético Nacional de Medellín, de Colombia.

La investigación duró cuatro meses e incluyó un capítulo en el Mundial de Rusia. Terminó este miércoles con 28 allanamientos y 15 detenidos, entre ellos el jefe de la banda, denominada por la Policía como “El Cartel de las barras”. El acusado es colombiano, integraba la hinchada de Atlético Nacional y ahora se estaba hospedando en la casa de uno de los líderes de la barra del Club Deportivo Laferrere.

Todo comenzó cuando a la Jefatura Departamental La Matanza llegó el dato de la existencia de la organización. La Policía llevó la denuncia a la Justicia y el juez federal de Morón Néstor Barral comenzó una investigación que incluyó escuchas telefónicas, cruces de llamadas y vigilancia encubierta.

Las sospechas comenzaron a confirmarse rápido y los investigadores pudieron esbozar con claridad la estructura de la banda. “Apareció el nombre de una persona de nacionalidad colombiana que iba y venía todo el tiempo a la Argentina”, dijo una fuente del caso a este diario.

Ese hombre sería Sebastián Parra Jaramillo (27), quien cayó este miércoles en la casa de Sergio “El Pelado” Vallejos, hijo del jefe de la barra brava de Laferrere, Edgardo Gustavo Vallejos (43). A este último le dicen “El Gordo de la Paternal” y en el ambiente de las hinchadas lo reconocen como un hombre con poder en la barra de Argentinos Juniors. También le adjudican el control de “La 79”, la barra brava de Laferrere.

Vallejos padre fue detenido este miércoles en uno de los operativos junto a otras 14 personas. Pero su hijo, “El Pelado”, escapó por los techos como Pablo Escobar en Medellín cuando lo mataron, pero a diferencia de este último sólo está prófugo. También buscan a una mujer argentina que era parte de la organización.

El que no logró escapar fue Jaramillo, que sorprendió a los policías con su presencia. No esperaban encontrarlo.

Una de las rarezas del caso es que Jaramillo les conseguía la droga “en consignación” a los narcos locales. La banda vendía cocaína, marihuana y paco.

La relación entre las barras de Laferrere y Atlético Nacional de Medellín fue comprobada una vez más por los investigadores cuando agentes de la Aprevide detectaron que Vallejos, con algunos miembros de la banda, viajó al Mundial de Rusia. “Se encontraron con hinchas colombianos”, señaló un vocero.

“Esta organización tenía un contacto que viajaba a Colombia, Perú y Ecuador, donde conseguía droga en consignación, algo raro porque los estupefacientes se pagan antes, pero gracias al vínculo a través del fútbol, lograron esto”, dijo el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, en una conferencia de prensa luego de los operativos.

La zona de influencia de la organización abarcaba a La Matanza y alrededores. Allí distribuían al por mayor y también tenían algunos miembros que se dedicaban al narcomenudeo. Estaban perfectamente organizados, con roles bien definidos y contaban con “soldaditos”.

En total se secuestraron 1.400 dosis de paco, 1.100 de cocaína y más de un kilo y medio de marihuana. Además, nueve armas de distinto calibres, municiones, 100 mil pesos, tres autos, seis motos y camisetas, gorros, bombos y platillos propios de Laferrere.

Los procedimientos estuvieron a cargo de personal perteneciente a la Agencia de Prevención de la Violencia en Deporte (Aprevide) y la Jefatura Departamental La Matanza, con el apoyo de los grupos GAD y Halcón, personal de Infantería, Caballería, Departamentales Moreno y Morón, División Traslado de Detenidos, Policía Local de La Matanza y Grupo de Prevención Motorizada.

“El Gordo de la Paternal” tenía como mano derecha a su hijo, “El Pelado”, que junto a otro de nombre Alexis (ambos miembros de la barra brava del mencionado club), se dedicaban a repartir la droga que recibían en distintos puntos del Conurbano, según indicaron fuentes policiales.

Para la venta minorista contaban con otros integrantes de la hinchada pero con menor jerarquía en la escala de mando, que comercializaban en Laferrere, Esteban Echeverría, Virrey del Pino, González Catán e Isidro Casanova, entre otros puntos de la región.

Todos los implicados quedaron a disposición del Juzgado Federal en lo Correccional y Criminal N° 3, a cargo de Néstor Barral, de la ciudad de Morón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *