“Antes que me hagan preguntas quiero decirles que Fuad Char me echó’. Palabras de Alexis Mendoza otro entrenador que se queda sin puesto tras ser despedido del Junior de Barranquilla.

Así lo confirmó el estratega barranquillero tras su arribo a la capital del Atlántico.

Las secuelas de la derrota ante Boca, por Copa Libertadores, y finalmente la caída ante el Deportes Tolima, el pasado domingo, por Liga, terminaron acabando con el segundo ciclo de Alexis Mendoza al frente del Junior.

El entrenador barranquillero se enteró ayer, en el aeropuerto de Bogotá, de la decisión tomada por la junta directiva rojiblanca, a través del gerente del equipo Héctor Fabio Báez, y la confirmó sin rodeos apenas aterrizó en la Arenosa.

“Fuad Char me echó, no soy más el DT de Junior”. Así de contundente fueron las palabras de Mendoza, que reconoció que no esperaba su salida tempranera del onceno Tiburón.

“En ningún momento se me pasó por la cabeza que algo así podía pasar. Incluso en los últimos días les había dicho a los jugadores que iba a seguir en la lucha, que no me iba a entregar, a pesar de que se dijera que ya estábamos eliminados de la Copa Libertadores. Pero esto es así en el fútbol profesional, especialmente en los equipos grandes. Los resultados avalan el trabajo y los dos últimos no fueron buenos, y eso precipitó mi salida”, aseguró.

Y es que el adiós Mendoza se cocinó a ‘fuego lento’ desde hace un par de semanas. La irregularidad del equipo rojiblanco y la pobre muestra futbolística, independiente de los resultados, terminaron de minar la relación entre el cuerpo técnico y los dirigentes, quienes decidieron frenar el proceso que se adelantaba, a pesar de que aún hay vida en la Copa Libertadores y se marcha tercero en la Liga Águila I-2018, a cinco puntos del líder, Atlético Nacional.

El orientador currambero aceptó la decisión tomada. Reconoce que la irregularidad que ha mostrado el equipo en lo que va del semestre fue lo que lo terminó sacando, aunque deja claro que el balance de resultados, hasta el momento, no era del todo malo.

“Los porcentajes de resultados dicen que no somos malos, pero tampoco dicen que somos buenos. En su totalidad, este semestre, llevo un 52 por ciento de rendimiento. En la Liga tengo un 58,9 por ciento, soy tercero; en la Copa Libertadores logré pasar dos fases, estamos en la tercera… que es difícil la clasificación, sí, pero no imposible. Pero los dos últimos resultados no avalan lo que es la permanencia en los equipos grandes”, dijo.

Lo que si no comparte el DT fueron las formas. Mendoza criticó la manera como se enteró de la decisión y el hecho de que no se lo hayan dicho directamente a él, a su llegada a Barranquilla.

“No tuve ninguna comunicación con ellos, solamente me mandaron a decir que dejaba de ser el técnico de Junior a través del gerente (Héctor Fabio Báez)”, dijo. “Lamentablemente las cosas siempre han sido así. Con otros entrenadores también han hecho lo mismo, que mandan el recado. Inclusive quería hablar con ellos para darles las gracias por esta segunda oportunidad, pero no se pudo”, manifestó.

El ex entrenador rojiblanco negó cualquier tipo de problema con el grupo. Elogió el trabajo y el compromiso de sus dirigidos y simplemente se limitó a señalar el tema de los resultados como el principal motivo de su salida.

“Con ningún jugador hubo diferencias, con ninguno tuve problemas. Todo fueron situaciones de juego, situaciones de partido, cosas que no se salieron de lo normal. Siempre hablé las cosas con el grupo, mirándonos a los ojos. Por ese lado no fue. Encontré un grupo maduro, dispuesto a entregar todo, un grupo que quiere conseguir cosas importantes, pero lastimosamente conmigo no las pudo lograr. A todos los junté en el aeropuerto y les di las gracias por haberme permitido dirigirlos”.
Por último, Mendoza afirmó que no tiene nada arreglado con Honduras, como se ha especulado, y que ahora se dedicará a descansar. “Lo de Honduras no hay nada fijo, solo son especulaciones. Lo que viene para mí es descansar, preocuparme un poquito por mi salud, dedicarme a la familia y esperar qué me tiene Dios en el camino”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *