EEUU DICE QUE RESPONDERÁ AL PRESUNTO ATAQUE QUÍMICO, CON O SIN LA ONU.

Estados Unidos dijo hoy en la ONU que “responderá” al supuesto ataque químico de este fin de semana en Siria, mientras que Rusia advirtió a Estados Unidos de “graves repercusiones” si opta por una acción militar contra el régimen de Damasco.

Reunido de urgencia para analizar lo sucedido en la ciudad de Duma, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas fue hoy escenario de un nuevo cruce de acusaciones y amenazas entre las dos potencias.

La embajadora estadounidense, Nikki Haley, defendió que el Consejo debe actuar ante el supuesto uso de armas químicas, del que responsabilizó al régimen de Bachar al Asad, pero dejó claro que su país está dispuesto a hacerlo por su cuenta si eso no ocurre.

“La Historia registrará éste como el momento en el que el Consejo de Seguridad cumplió con su deber o demostró su fracaso total y completo para proteger a los sirios. De cualquier manera, Estados Unidos responderá”, dijo Haley.

La diplomática acusó una vez más a Rusia de usar su derecho de veto en el Consejo para proteger a sus aliados de Damasco y lamentó que ese “obstruccionismo” ruso mantenga “rehén” al máximo órgano de decisión de Naciones Unidas.

Minutos antes, el embajador ruso, Vasili Nebenzia, avisó a Estados Unidos de “graves repercusiones” si lanza un ataque contra fuerzas sirias y había expresado su preocupación por el bombardeo registrado hoy contra otra instalación siria, del que Moscú acusa a Israel.

“Por lo que oímos, me temo que están buscando una opción militar, que es muy muy preocupante”, dijo luego a los periodistas.

Hace un año, EE.UU. atacó una base aérea del régimen en respuesta a un bombardeo químico en una zona de Siria bajo control rebelde y hoy su presidente, Donald Trump, dijo que decidirá en las próximas horas si vuelve a optar por una acción militar tras el presunto ataque en Duma.

Para Moscú, este supuesto ataque -que según varias fuentes dejó más de cuarta víctimas- o no existió o fue fingido por grupos opositores, con el objetivo de forzar o justificar acciones contra Damasco.

Nebenzia, en un largo discurso, dijo que su país tenía previamente información de que rebeldes sirios estaban preparando una acción de ese tipo como provocación y recalcó que las imágenes aparecidas en los últimos días son un montaje.

Además, insistió en que los especialistas rusos no han encontrado ningún indicio sobre un ataque químico en Duma y dijo que expertos de la Organización Internacional para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) deberían volar a Siria mañana mismo para investigar.

Fuerzas rusas y sirias, dijo, pueden acompañar a esa misión a la zona y garantizar su seguridad.

Entre otras cosas, el embajador ruso sugirió que las noticias de Duma podrían ser un intento para distraer la atención del envenenamiento en el Reino Unido del exespía ruso Sergei Skripal y su hija.

Nebenzia aseguró que Washington, seguido “ciegamente” por París y Londres, está llevando a cabo una política “deliberada” para “avivar las tensiones internacionales”.

“El liderazgo de Estados Unidos, del Reino Unido y de Francia, sin ninguna justificación y sin considerar las consecuencias, ha entrado en una política de confrontación contra Rusia y Siria”, lamentó Nebenzia.

Tanto el Reino Unido como Francia coincidieron con EE.UU. en señalar al Gobierno sirio por el ataque en Duma y destacaron la responsabilidad de Rusia como aliado de Al Asad.

La embajadora británica, Karen Pierce, dijo a los periodistas que todas las opciones están sobre la mesa para responder, pero apuntó que su país prefiere empezar con una “investigación adecuada” de lo sucedido.

Naciones Unidas, por su parte, pidió a todos los actores “moderación” para evitar una mayor “escalada” del conflicto en Siria.

“Urgimos a todas las partes a mostrar la máxima moderación y a evitar una mayor escalada o confrontación”, dijo el enviado de la organización para Siria, Staffan de Mistura, al Consejo de Seguridad.

Según el diplomático, ahora más que nunca, la guerra siria está planteando riesgos para la “seguridad internacional” con consecuencias posiblemente “devastadoras”.

Por ello, urgió al Consejo de Seguridad a evitar una “escalada incontrolable” de la tensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *