Registrador Nacional dice que no renunciará por líos con los tarjetones de las consultas.

El Registrador Nacional, Juan Carlos Galindo, aseguró este lunes que no presentará su renuncia  tras el malestar que generó la escasez de tarjetones en las consultas interpartidistas en algunos puestos de votación del país, porque en sus palabras, el proceso electoral transcurrió con plenas garantías.

Galindo dijo que “el país lo vio, no hubo ningún tipo de dificultad. Se presentaron coyunturalmente algunas dificultades particulares para las votaciones en 26 puestos del país. Vamos a examinar y seguir analizando qué fue lo que sucedió y seguiremos trabajando en la preparación de los procesos que nos faltan por este año”, durante una entrevista que concedió a la emisora W Radio.

El Registrador explicó que para anticiparse a la posible falta de tarjetas electorales habrían sido necesarias 36 millones para cada una de las consultas interpartidistas.

“Lo que hicimos en su momento fue, con el presupuesto que teníamos, disponer la impresión de 15 millones de tarjetas para cada una de las consultas en una distribución equitativa en cada una de las mesas de votación”, afirmó.

Explicó que sin conocer cuál sería el comportamiento de los votantes, se establecieron planes de contingencia, como trasladar el material de mesas cercanas a las mesas con tarjetas faltantes, así como con fotocopias.

“No es deseable que eso suceda. Dadas las circunstancias presupuestables, hubo necesidad de limitar la impresión de tarjetas y plantear esos planes”, declaró.

De acuerdo con el Registrador se trató de un proceso al que se le dio el manejo posible con los recursos disponibles, sobre las que existe un registro histórico de votaciones bajo, que contrastó con lo que ocurrió este 11 de marzo.

“Como organización electoral uno no sabe cómo se van a comportar en las urnas los colombianos y tiene que garantizar el 100% del material electoral en cada una de las mesas, por eso se imprimen cierto número de tarjetas como electores hay. Teníamos simplemente 30 millones de tarjetas para repartir en todo el país, no teníamos una matriz de distribución histórica, ni señalada por los partidos, pero debíamos garantizar que en todas las mesas hubiera material para todas las mesa y esto condujo a que en cerca de 26 puestos -tras una votación masiva- se acabaran las de una de las consultas”, recalcó.

Con relación a los recursos económicos invertidos en la consulta interpartidista, Galindo dijo que fueron destinados 26.450 millones de pesos. 

Resaltó que de haberse impreso la totalidad de los tarjetones, el costo se habría elevado 13.000 millones de pesos más. “Recursos que no tuvimos porque desde el comienzo le pedimos al ministerio de Hacienda 32.000 millones de pesos para 36.000 millones de tarjetas, pero presupuesto no había”.

“Sobraron 21 millones de tarjetas, lo que sucede es que la distribución fue absolutamente equitativa en todo el país frente a una consulta y la otra (…) en muchas mesas sobró material electoral”, expresó.

Finalmente, dijo que no es posible conocer el número de fotocopias anuladas porque esas tarjetas se encuentran en las bolsas electorales que salen para las comisiones de escrutinio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *