800 MILLONES DE PESOS HABRIA RECIBIDO CARLOS ALBORNOZ, EXDIRECTOR DE LA ANTIGUA DIRECCIÓN NACIONAL DE ESTUPEFACIENTES

800 MILLONES DE PESOS HABRIA RECIBIDO CARLOS ALBORNOZ, EXDIRECTOR DE LA ANTIGUA DIRECCIÓN NACIONAL DE ESTUPEFACIENTES, POR LA VENTA IREGULAR DEL CENTRO COMERCIAL VILLA COUNTRY, LA ACUSACION LA HACE EL EXFISCAL CAMILO BULA.

En el arranque del juicio contra el polémico exdirector de Estupefacientes Carlos Albornoz por el saqueo de los bienes incautados a la mafia, el exfiscal Camilo Bula -ya condenado por la corrupción en la DNE- prendió su ventilador en busca de beneficios y aseguró que el político nariñense recibió un soborno de 800 millones de pesos para facilitar la venta del centro comercial Villa Country. Ese era uno de los bienes incautados al llamado ‘clan Nasser’, de Barranquilla, y la Dirección de Estupefacientes, en manos de Albornoz, lo vendió por al menos 4.000 millones de pesos por debajo de su valor comercial.

Albornoz designó a Bula, quien paga una condena de 18 años por el mismo caso de corrupción, como depositario y liquidador de los bienes incautados. Ante el juez 37 de conocimiento de Bogotá, Camilo Bula aseguró que él le rendía cuentas directamente a Albornoz y que puntualmente por la liquidación del centro comercial el exsenador conservador recibió los 800 millones, “que no se entregaron en un solo contado sino en varios”. “Puedo decir que al doctor Albornoz se le dieron sus 800 millones (…) Yo también recibí una comisión de éxito”, dijo el exfiscal y exdepositario.

Puedo decir que al doctor Albornoz se le dieron sus 800 millones (…) Yo también recibí una comisión de éxito

Para lograr la venta, incluso recurrieron a un cambio en las normas urbanísticas en Barranquilla, para darle apariencia de legalidad a la caída en el precio del inmueble.

Según Bula, Albornoz solía recibirlo en su oficina y en su apartamento para que le informara de cómo iba su gestión ilegal. Sobre el soborno de 800 millones, aseguró que hubo tres reuniones con los compradores para garantizar los pagos, “porque fue un negocio de palabra”.

Bula dijo que Albornoz y él recibieron también la mitad de la comisión que debía recibir la inmobiliaria que, en papeles, realizó supuestamente una subasta con todas las de la ley para vender el centro comercial incautado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *