Cayó una banda que engañaba a adultos mayores e incautos para vaciar sus cuentas bancarias. La estructura estaría relacionada con 56 casos.

La estructura delictiva, que estaría implicada en 56 casos, fue desarticulada y entre los detenidos hay dos policías, según informó la Fiscalía.

Ocho personas capturadas en Cali (Valle del Cauca), Sincelejo (Sucre), Medellín y Carepa (Antioquia) son señaladas de pertenecer a una banda dedicada al hurto mediante el uso de medios informáticos y denominada como los del Pegante.

Según reportó la Fiscalía, estas personas supuestamente terminaban robando el dinero de sus víctimas, especialmente adultos mayores, luego que estas llegaban a los cajeros automáticos para realizar transacciones.

“Los engañan y accedían a sus tarjetas electrónicas, las clonaban o cambian para hurtar dinero de sus cuentas”, indicó el ente investigador en un comunicado.

Y precisamente, para cometer sus fechorías, los supuestos delincuentes usaban dispositivos que aseguraban con pegante en los cajeros y así evitar que sus víctimas sospecharan al momento de hacer sus transacciones.

Pero los ocho presuntos miembros de los del Pegante no fueron los únicos que cayeron tras una investigación de la Fiscalía en la cual se pudo establecer, además, su relación con 56 casos. También, un intendente y un patrullero de la Policía fueron detenidos.

“Habrían participado en un hecho delictivo relacionado con la organización en mención. Al parecer, habrían exigido dinero a un integrante de la estructura, supuestamente para no judicializarlo”, señaló la Fiscalía.

En las diligencias judiciales que permitieron ejecutar las capturas también se “incautaron 135 tarjetas débito de distintas entidades bancarias, una cédula falsa y otros elementos materiales probatorios, dinero en efectivo, dos vehículos y un arma de fuego”.

Los del Pegante deberán responder por los delitos de concierto para delinquir, obstaculización ilegítima a un sistema informático, hurto a través de medios informáticos,transferencia no consentida de activos y violación de datos personales.

Mientras a otra persona que fue detenida se le imputaron cargos por fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, a los policías se les señala por concusión.

Dos de los capturados fueron cobijados con detención domiciliaria, mientras el resto, incluido los uniformados, fueron enviados a la cárcel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *